¿Sabías que hay guías para entender las etiquetas de la ropa?

Si bien toda la ropa, incluido el vestuario laboral, suscita dudas cuando hay que identificar la talla que se desea porque aparece en escalas distintas (S-M-L-XL-[…], 32-34-36-[…], 40-42-44-[…], 1-2-3-4-[…]), existen una serie de símbolos reconocidos y aceptados para determinar las condiciones óptimas de lavado, secado y planchado de cada prenda, entre otras.

¿A qué temperatura hay que lavar este polo blanco? ¿Este pantalón de pana se planchará fácilmente a baja temperatura? ¿Puedo usar lejía para toda esta ropa?, ¿y blanqueantes oxigenados? ¿Se puede lavar esta chaqueta?, ¿a mano o en la lavadora?

Echa un vistazo a esta guía del Huffington Post para descubrir el significado de cada símbolo que encontramos en las etiquetas de todo tipo de ropa y en los complementos a la vestimenta.

Símbolos en etiquetas de ropa

Símbolos en etiquetas de ropa

 

Encontramos 5 categorías:

1. Instrucciones de lavado: normalmente se diferencia la prenda que puede lavarse en lavadora de la que solo es recomendable lavar a mano porque en esta segunda categoría se incluye en el símbolo un dibujo de unas manos. Cuando aparece un número, hace referencia a la temperatura máxima d el agua con el que lavar esta ropa. Por supuesto, las prensas que no es aconsejable lavar con estos métodos vienen con su respectiva indicación en la etiqueta, y suelen ser ropas de cuero o con elementos metálicos oxidables. Mientras se siga utilizando el agua para lavar, habrá que hacer caso a la etiqueta o a tu madre.

2. Instrucciones sobre la secadora: probablemente los símbolos más sencillos. Los cuatro principales son “se puede meter en la secadora”, “meter en la secadora a baja temperatura”, “admite secadora a temperatura normal” y “no meter en la secadora”.

3. Instrucciones para secar la ropa al aire libre: puede parecer raro encontrar estos símbolos porque en España lo más común es poner la ropa a secar siempre en tendederos exteriores (gracias al cálido tiempo de la península ibérica y de las islas). No obstante, el registro de símbolos referentes a este tipo de secado clasifican las prendas en “se puede colgar en un tendedero”, “dejar escurrir el agua”, “secar a la sombra” o “secar horizontalmente”.

4. Instrucciones sobre el uso de lejía: encontramos ropa que acepta la utilización de lejía (normalmente cuando está muy sucia), otra que no la acepta y una última que se adapta a unos productos similares a la lejía, los blanqueantes oxigenados, pero no a esta.

5. Instrucciones sobre planchado: muy parecidas a las instrucciones sobre secado. Diferencia entre “puede ser planchado” y “no planchar”, además de distintos grados de planchado con respecto a la temperatura de la plancha a la que se expone la ropa. Es muuuuuuy recomendable atender a esta indicación porque a menudo los planchadores inexpertos tienden a pensar que a más temperatura, mejor planchado (o más rápido), cuando no hay peor planchado que el que te echa la prenda a perder. También hay que prestar especial atención a los tejidos que componen la ropa, sobre todo si se trata de lino, seda o pana.

6. Instrucciones sobre limpieza en seco: esta técnica de lavado incluye varias categorías, tantas como restricciones simbólicas encontramos en las etiquetas… “la prenda se puede limpiar en seco”, “se pueden usar la mayoría de disolventes normales”, “solo disolventes con esencias minerales”, “se pueden usar percloretileno, disolventes fluorados y esencias minerales” y “no lavar en seco”.

 

 

 

Facebookmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com